Ahorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversión
Ahorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversiónAhorro e inversión
1

Ahorro.

Un apunte sobre ahorro e inversión.

  1. Ahorrar significa reservar una parte del dinero que recibes hoy, para utilizarlo en actividades o metas que deseas alcanzar en el futuro.
  2. Si restas el total que gastas al total que te entra por mes o por semana, verás cuál es el monto de dinero que no has consumido. Este ingreso no consumido podrías destinarlo al ahorro para propósitos futuros.
  3. Adoptar el hábito de ahorrar una cantidad de dinero en forma regular requiere voluntad, disciplina y paciencia, pues a veces significa dejar de comprar algo que quieres, y guardar ese dinero para un propósito posterior.
  4. Por eso es necesario planificar el ahorro. No basta con buena voluntad, debes ponerlo en práctica: decide el monto que vas a ahorrar y la periodicidad con que lo harás, puede ser diario, semanal, quincenal o mensual.
  5. Es muy conveniente que deposites el dinero que ahorras en una cuenta bancaria especialmente destinada para ello. De esta forma lo separas de tus gastos comunes y evitas la tentación de gastarlo antes de tiempo.
  6. El ahorro es un hábito que se debe fomentar desde la niñez. Propicia ese hábito en los más pequeños, y como adulto esfuérzate por convertirlo en una práctica permanente.
2

¡Con el ahorro somos poderosos!

Un video sobre ahorro e inversión.

3

Ahorra con propósito

Un apunte sobre ahorro e inversión.

  1. El ahorro es dinero que decides guardar, para invertirlo posteriormente en algún proyecto o sueño que deseas cumplir. Esta decisión representa dejar de realizar gastos de corto plazo, a cambio de lograr esa meta que tanto esperas alcanzar.
  2. El ahorro siempre debe estar vinculado a un proyecto, objetivo o meta, que te dará la motivación necesaria para cumplir el compromiso de ahorro que establezcas, contigo mismo y con tus proyectos.
  3. Una de las razones principales para ahorrar es protegerte ante los imprevistos que te presenta la vida. El contar con una reserva de dinero especial para atender emergencias, te prepara para enfrentar situaciones difíciles no planeadas.
  4. Eventos especiales, como la celebración de un cumpleaños o las vacaciones familiares, son también una excelente razón para hacer un ahorro programado. Contar con un fondo para esos gastos, te evita preocupaciones de último momento, pensando cómo les harás frente.
  5. Si disfrutas algún deporte, pasatiempo o actividad que implica egreso de dinero, es importante crear un ahorro para atenderla. Debes incluir en tu presupuesto mensual el monto que te permita darte ese gusto, sin descuidar otros compromisos financieros.
  6. El ahorro es la mejor forma de iniciar una inversión. Muy pocas personas tienen disponible la cantidad de dinero que se requiere para el pago inicial de un nuevo vehículo o de una vivienda. La mayoría deben ahorrar por un tiempo antes de iniciar un proyecto de esa magnitud.
  7. El ahorro te permite hacer inversiones de largo plazo, que además de aumentar tu patrimonio, te dan acceso a un bien que se irá valorizando con el tiempo. Por ejemplo, si gracias al ahorro logras comprar una casa, es posible que obtengas una ganancia si luego decides alquilarla o venderla.
  8. Desarrolla el valioso hábito del ahorro, disponiendo un monto fijo de dinero como parte de tu presupuesto mensual. ¡Pronto verás cómo este esfuerzo traerá grandes satisfacciones!
4

Opciones para ahorrar

Un apunte sobre ahorro e inversión.

  1. Una alcancía te facilita adquirir el hábito de ahorrar pero implica un riesgo de que alguien más tome tu dinero o lo gastes en cualquier momento.
  2. Ahorrar en un banco es mucho más seguro y por eso debes cumplir algunos requisitos que te solicitan para proteger tus ahorros. Tener una cuenta de ahorro contribuye positivamente a construir tu historial crediticio.
  3. Una cuenta de ahorro en el banco te brinda además la ventaja de ganar intereses que varían según el tipo de cuenta.
  4. Tu fondo para atender emergencias debe estar en una cuenta a la vista que te facilite el acceso a efectivo cuando lo necesites, a través de una tarjeta de débito. Considera que a mayor liquidez, menor rentabilidad.
  5. Para tus metas de corto plazo puedes abrir un ahorro programado, en el que fijes el monto y frecuencia de tu ahorro durante el tiempo que así lo definas. Menor liquidez, mayor rentabilidad.
  6. Si tu meta es de mediano plazo, puedes colocar tu dinero en un Certificado de Depósito a Plazo, para evitar la tentación de gastarlo antes de tiempo. Mayor plazo, mayor rentabilidad.
  7. Analiza tu objetivo de ahorro y a partir de lo que necesites, elije la opción que mejor se adapte a tu propósito de ahorro.
5

¡El hábito del ahorro!

Un video sobre ahorro e inversión.

6

Planea tu ahorro

Un apunte sobre ahorro e inversión.

  1. Ese proyecto o sueño que esperas alcanzar, te da la motivación necesaria para establecer un plan de ahorro. Debes definir claramente el objetivo que buscas y el tiempo que te tomará ahorrar el monto necesario para cumplirlo.
  2. Para lograr que tu plan de ahorro sea exitoso, debes asumir un compromiso serio contigo mismo, evitando la tentación de utilizar el dinero que tenías destinado para el ahorro en otros gastos.
  3. Una excelente forma de hacer real este compromiso, es poniendo por escrito tu plan de ahorro. Así recordarás constantemente tu meta y podrás ver los avances que vas alcanzando.
  4. El primer paso para escribir tu plan de ahorro, es definir una meta Específica y Significativa, es decir, algo que describa con exactitud lo que deseas alcanzar y que sea realmente importante para ti, ya que te motivará para hacer los esfuerzos necesarios por lograrla.
  5. Además tu meta debe ser Realista. Si te propones algo irreal, fuera de tu alcance, es probable que veas frustrados tus esfuerzos y pierdas la motivación para seguir intentándolo.
  6. Debes calcular el tiempo que te tomará completar el costo total de tu meta. Por eso debes fijar un monto realista de ahorro mensual o quincenal. Al dividir el costo total del proyecto entre ese monto mensual, obtendrás el número de meses que te tomará llegar al total que necesitas.
  7. Debes revisar tus metas de ahorro periódicamente, ya que estas podrían variar en la medida en que cambien tus necesidades o intereses. Evalúa tu progreso constantemente. Al ver tu meta cada vez más cerca, te motivarás más para seguir adelante.

¿Te pareció útil?
¡Compártelo!

Salud financiera, para toda etapa: